jueves, 4 de febrero de 2016

La falda de charol "Barbarella" del Burda Vintage 2015

Después de un par de semanas dedicada a las chuminás campestres...digooo...a la  rigurosa investigación científica sobre el síndrome de la costurera  y sus peores síntomas, esta semana ya toca coser algo de verdad y enseñarlo en RUMS.

Como buena cinéfila, un modelo de falda que se llame "Barbarella", esa locura pop protagonizada por Jane Fonda, me tiene que gustar. Por cierto, si no habéis visto esa peli aún, salid corriendo a buscarla, os vais a reír un montón y seguro que sacáis un par de ideas del vestuario sexy-futurista que diseñó Paco Rabanne (creo que por ahí le empezó a Paco la ida de olla con las naves espaciales).
Este es uno de los diseños más discretos.
Por eso, cuando comenté el Burda Vintage de 2015 dedicado a la moda de los 60, ya os anuncié que este era de mis modelos favoritos, sobre todo la faldita. El nombre, el charol, los brillos...todo me llamaba.

Como sé que no os acordáis, este es el modelo original del Burda Vintage 2015

El mayor inconveniente era encontrar la tela de charol y los broches metálicos del cierre. Pero los dioses de las rebajas vinieron en mi ayuda y encontré una tela de polipiel con acabado absolutamente plasticoso y acharolado en negro en Julián López a 7 euritos de nada el metro. Y los broches, busca que te busca, los encontré en amazon.es, a 6 euros los 30 broches (10 de cada color) con una herramienta para colocarlos, más 3 euros de gastos de envío. 
Bodegón de remaches. Los instrumentos de trabajo de la costurera pueden ser muy insospechados

Al final he usado medio metro de tela y 8 broches (la falda lleva solo 6, pero me cargué dos por usar el martillo con demasiado entusiasmo), así que el caprichito de tener una mini acharolada me ha salido estupendo: 3,5 euros de tela y 3 euros de broches ¡una ganga!. ¡Y encima tengo un nuevo súper poder! ¡He aprendido a colocar broches y remaches!
La falda no es más que una faldita básica, un poco evasé y con algunos detalles curiosos. Por ejemplo, lleva cuatro pinzas por cada lado en lugar de dos, supongo que para no hacer una pinza grande que hubiera sido más difícil de doblar en un material tan rígido. También tiene unas tapetas o falsos bolsillos laterales muy resultones. Y el cierre delantero con broches queda bastante sersi.
Pinzas. Dos en cada lado y afianzadas con una segunda costura. Queda bonito y aplana la tela, que es muy rígida

La tapeta queda así de mona
Y la falda, así de ajustadita
Pensaba que la tela iba a ser muy difícil de coser, pero no. La gran ventaja es que no se deshilacha, así que no hay que remallar ni sobrehilar y se corta estupendamente. La única precaución es que hay que usar una aguja especial para telas de piel o polipiel (que se encuentra en cualquier mercería). Estas agujas están menos aguzadas para no romper el tejido. También es conveniente usar alfileres lo más finos posible para señalar y sujetar sin agujerear (mucho) la tela. Y, por supuesto, planchar con un paño y con calor medio, para que no se estropee el acabado plasticoso, que es lo que le da calidad al modelito.
Ah, no es estrictamente necesario, pero si tenéis un prensatelas de teflón, es conveniente usarlo para que la tela corra mejor.
El modelo original no llevaba cinturilla, pero yo se la he puesto porque me resulta más cómoda. Los ojetes decorativos que llevaba el modelo original en el bajo no logré encontrarlos por ninguna parte, así que prescindí de ellos. Además, la falda ya lleva suficiente metal y no queremos pitar en los aeropuertos, ¿verdad?
Resumo los materiales:
  • Medio metro de tela acharolada.
  • 6 broches automáticos para remachar (y alguno de repuesto, por si se va la mano con el martillo, que os conozco).
  • Aguja de máquina especial para coser piel y polipiel.
  • Hilo a tono.
  • Alfileres finos.
  • Prensatelas de teflón (opcional, pero facilita la costura).

Y no podía faltar la foto haciendo el indio (en el Archivo de Indias, claro)

28 comentarios:

  1. Respuestas
    1. ¡Gracias! Pegar martillazos libera mucho estrés y eso favorece mucho

      Eliminar
  2. Es la primera vez que leo tu blog y me tienes muerta de la risa, tu forma de expresarte es de lo más simpática y amena. Me encanta! además la falda es muy bonita con acabados iguales a la de la revista. Genial!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Sandra. ¡Espero no haberte espantado y que no sea la última! Yo intento ser una costurera seria y tal y cual, pero la verdad es que no me sale muy bien. Si quieres leer alguna entrada chuminosa de verdad de la buena, busca mi sesudo estudio sobre el "Síndrome de la costurera" (http://bluedalia.blogspot.com.es/2016/01/neuras-costuriles-i-el-sindrome-de-la.html), seguro que reconoces algún síntoma (http://bluedalia.blogspot.com.es/2016/01/neuras-costuriles-ii-mas-sintomas-del.html).

      Eliminar
  3. Me super encanta esta falda, esta tela... esos martillazos!!!! Esta temporada no he pasado por las rebajas de Julián López... pero me temo que voy a tener que salir pintando...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los martillazos son lo mejor de la falda, lo confieso. Estoy pensando en más prendas con broches solo para tener una excusa para ponerme a dar golpetazos como loca...Y sobre las rebajas, ya sabes, si te pasas, picarás. No digas que no te avisé.

      Eliminar
  4. Jolín con el cine y lo que inspira....ha resultado una falda muy original, ¡y con historia!: antes, por la peli, durante, búsqueda y elección de materiales, y después, luciéndola en el Archivo de Indias.
    ¡Una prenda con fundamento!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El cine es una fuente infinita de inspiración. Yo, que soy muy peliculera, siempre encuentro alguna alusión cinéfila para todo, aunque no venga a cuento. ¡Y el Archivo de Indias es un sitio perfecto para hacer una sesión de fotos!

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Pues sí que mola. Se hace rápido y queda muy bien. ¡Solo tienes que tener cuidado de no romper nada con el martillo!

      Eliminar
  6. wauuu te ha quedado genial estas guapisima

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rocio: casi todo el mérito es del patrón...y del martillo, claro

      Eliminar
  7. Leyendo tu entrada me salía cantar Acuarius de Raphael. Se sale la faldita, tiemble Jane Fonda!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Güende muuuuuunnnnn is indesevenjausssssssssssss
      an chupiters alains güit marssssssssss

      Eliminar
    2. La verdad es que no se me había ocurrido pero es verdad que esta canción le viene fenomenal a la falda. ¡Me encanta!

      Eliminar
  8. Me encanta todo, desde la inspiración, la tela, los broches, los martillazos, las fotos, genial, te ves encantadora!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajaja, muchas gracias, Edith, ¡tú sí que eres un encanto!

      Eliminar
  9. ¡Sersi total! Y con botines aún más. No sé si atreverme a ver la peli, estoy como Itziar cantando Raphael...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tan sersi...solo te digo que es muy fácil de desabrochar en momentos de pasión ;-)
      La peli, ya estás tardando en verla. No sé qué fumaron los guionistas, pero debía ser fuerte. Es muy divertida, muy pop, el vestuario es fantabuloso, Jane Fonda sale bellísima y el prota es guapísimo y tiene alas ¿qué más se puede pedir? Ah, además, te enterarás de por qué el grupo Duran Duran se llamaba así.

      Eliminar
  10. Simplemente preciosa.....me encanta todo !!!

    ResponderEliminar
  11. Respuestas
    1. Gracias, Luz. A ver si nos vemos en directo. Prometo llevar modelito hecho por mi y tomaros medidas a todas para haceros algo. Besosssssssssss

      Eliminar
  12. Comprendo cuando dices lo de la tela de brillo...y lo del martillo... y lo del Archivo de Indias (preciosa foto)...creo que de chicas tragamos demasiada agua de mar cuando nos tirábamos con las olas "pa la orilla"...ja ja. Ahora en serio, gracias por las explicaciones de la falda. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que esos veranos asalvajaos no podían traer nada bueno...así hemos salido, Mª José :D

      Eliminar