jueves, 17 de diciembre de 2015

Prendas amadas e ideas para reciclar

¿Alguna vez habéis estado enamoradas de una prenda? Sí, ese vestido que os sentaba tan bien, ese pantalón que tenía el color más bonito del mundo, ese pijama que invitaba al sueño o esa blusa de seda tan suave que era un gustazo ponérsela.
Y el disgustazo cuando, de tanto usarlas, esas amadas prendas se rompen. Te dan ganas de cantar por La Más Grande: se nos rompió el amorrrrrrrrrrr de tanto usarlooooooooooooo...¡ay!
Justo eso me ha pasado a mí con mi pantalón naranja de lino y mi blusita de seda marrón con estampado de ¡rabanitos rojos!
Así que, cuando los destrocé a base de ponérmelos y lavarlos no tuve corazón para tirarlos. Tenía que emplear esas telas como fuera. Y quería que fuese una cosa útil, práctica, para usarla mucho.
Y se me ocurrió hacer una bolsa para meter las bolsas de plástico en la cocina. Con la pernera del pantalón que era bastante ancha hice la bolsa. El asa para colgarla es el cuello de la blusa y como adorno los dos bolsillos.
Esta es mi bolsa de bolsas. Y aprovecho para enseñaros mis teteras que son muy bonitas y decoran mucho
Esto era el cuello de mi blusa favorita
Y los bolsillos. No me digáis que el estampado no es ideal
Rematado por abajo con un elástico para que no se salgan las bolsas
Y esta es la bonita historia de cómo sigo viendo y usando mis prendas favoritas a diario.


Y con esto y un bizcocho nos vamos a RUMS.

10 comentarios:

  1. que buen reciclaje, ahora tendras estas dos prendas tuyas siempre a mano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, me encanta tenerlas cerca y darles utilidad

      Eliminar
  2. ¡Normal que no quisieras deshacerte de la tela de los rabanitos! ¿Y qué mejor para ella que vivir su segunda vida en la cocina? jejeje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, ¡tengo predilección por los estampados con verduritas!

      Eliminar
  3. Te comprendo perfectamente.. Unos vaqueros míos los llevé con petachos, cuando éstos no fueron suficientes los zurcí enteros con sobretela por detrás, se rompió la cremallera.. Y acabó en bolso de verano, el único que uso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, hay prendas que hay que aprovechar hasta el fin, sí o SÍ... Oye, para aprovechar los vaqueros he visto una idea muy buena: un agarrador de cocina con el bolsillo trasero de un vaquero. Cuando encuentre la foto la pongo para que lo veais.

      Eliminar
  4. Genial!!!!
    Esta costura además de ser muy practica tiene corazón, mucho corazón
    Es una gran idea la de reciclar ropa que te guste y darles otro uso aunque sea para algo sencillo.
    El caso es que sigan a nuestro lado aunque tengan otra función.
    Seguro que cuando ves tu bolsa revives mil momentos alegres ;))
    Biquiños!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, esta costura tiene el punto sentimental, el punto práctico, el punto de aprovechamiento, el punto de la sencillez y encima queda muy mona ¿se puede pedir más?

      Eliminar